Fútbol, sofá. . . ¡pero sin manta!

Ver el fútbol con amigos siempre es mejor que verlo solo pero, ¿Quién pone la casa? Siempre está quién prefiere recibir visitas, desde su sofá, y organizar un poco el cotarro.

Eso sí, luego, o más bien, a la mañana siguiente, toca limpiar el comedor y maldecir aquel gol que dio la victoria a tu equipo y que, ya de paso, salpicó todo el suelo de cerveza.

También existe esa persona que es la antítesis de esto y que prefiere salir de sus cuatro paredes, conducir de noche (con los peligros que eso conlleva cuando juega tu equipo), pero olvidarse de los líos que genera recibir a tu grupo de amigos y amigas en tu casa.

Y a ti, ¿No te gustaría ver el futbol desde un sofá, con tus amigos y sin necesidad de levantarte al día siguiente queriendo cambiar de amistades?

¡Bonavida y larga vida al fútbol!

Vamos por partes. Pantallas gigantes, sofás, sillones, tapas, gin-tonic y vodka. ¿A qué te suena este plan? Exacto, a PLA-NA-ZO. Tienes la posibilidad de ver el futbol en Bonavida, un local con una esencia antigua especial reconvertido en un lounge club y que pasa a ser una buena opción para ver los partidos en grupo.

Además, si eres de morro fino o de stories de Instagram, tranquilidad, ¡Podréis encontrar una gran variedad ginebras y de vodkas Premium!

¡Suéltate tu melena rockera y aparta la dieta!

Obviamente, a todo el mundo le gusta un mínimo de postureo y quién diga que no, miente. Pero oye, que sería del futbol sin una buena hamburguesa, patatas fritas y esos aros de cebolla ¿Verdad? Pues todo esto y, claro, también una buena pantalla de fútbol se puede encontrar en el Hard Rock café Barcelona.

Es bien sabido que no es lo mismo ver el futbol en un bar cualquiera con una silla que a la media hora ya no sabes ni como ponerte que verlo cómodamente en un sofá donde la compañía es importante pero…quizás no es lo más importante.

A todos nos gusta ver a nuestro equipo ganar, y si es al eterno rival y con un gol en el último minuto pues ¡Mejor que mejor! Pero bueno, si por un casual la pelotita no quiere entrar a la portería del equipo contrario, siempre es mejor digerirlo (nunca más bien dicho) con un buen menú que te transporta a los estados Unidos de América y con un buen ACDC de fondo.

Dicho esto, ya no tienes excusa para mantener un salón impecable, conservar algunos años más tus amistades que tanto te costó forjar y ver ganar a tu equipo acompañado de un buen “cocktail” con tu espalda apoyada en un cojín y los pies en alto.

¿Ver el fútbol rodeados de historia(s)? ¡Es posible!

Amantes del fútbol, si lo que queréis es celebrar vuestros goles y victorias y poder compartir recuerdos e hitos de vuestros equipos con los propios baristas, estad atentos a este artículo.

Los bares que os mostramos a continuación son de esos en los que las persianas se abrieron por primera vez hace años y en los que os podréis sentir como en casa, ya que lo que predomina es un ambiente familiar y lleno de historias marcadas por sus largas trayectorias.

¿Gastronomía de toda la vida y típica de la ciudad en la que te dispones a ver el partido? Con años y años en la espalda, ¡los siguientes lugares que os proponemos os lo van a ofrecer!

¿Pintxos y fútbol? Perfecta combinación en el Abando de Bilbao

Estar en Bilbao y no comer pintxos, es como ir a Paris y no visitar la Tour Eiffel. Esto lo tenemos claro… pero y si además le sumamos un buen partido de fútbol, ¡no hay nada más que decir!

En el Bar Restaurante Abando encontraréis una gran variedad de pintxos – los de toda la vida y los que cuentan con toques innovadores – todos expuestos en su larga barra.

¡Escoge rápido por eso, no vaya a ser que te pierdas el córner que acaba en gol! Si eres más de menú, este bar cuenta con dos opciones llenas de platos típicos de la gastronomía vasca, ¡para chuparse los dedos!

Con sus 40 años de historia y situado en la denominada “milla de oro” bilbaína, este local de trayectoria familiar os permitirá disfrutar de un gran manjar, acompañado siempre de la emoción del fútbol.

Además, si sois de los que os gusta beber una copita de vino mientras celebráis los goles de vuestro equipo, aquí en el Abando encontraréis una larga carta de vinos de diferentes procedencias y estilos: jóvenes, corpulentos, afrutados, frescos, finos, espumosos… ¡ven a probar el que más te guste como si estuvieras en tu casa!

Callos y tradición: el Bar Brusi de Barcelona es tu bar

Con sólo pasar por delante del local y observar su cartel, cualquiera puede deducir que el Bar Brusi se trata de un establecimiento con mucha historia en la ciudad. El bar conserva la estética tradicional de hace años y es que, ¡en este local los goles del Dream Team seguro que sonaron con mucha fuerza!

Situado en el barrio gótico de Barcelona, en este bar podréis disfrutar de tapas típicas como la tortilla de patatas con calabacín, butifarra con champiñones, o el plato estrella: los callos. Son de los más reconocidos en la ciudad condal y es que la receta que siguen a la hora de hacerlos es también de las de hace años ¡cómo si los cocinara tu abuela!

¿Se acaba el fútbol pero tienes ganas de seguir? ¡No te preocupes! En la parte superior del bar podrás retar a tus amigos o familiares a jugar al billar. 

El Derby, un bar emblemático en Santiago de Compostela

Vidrieras de colores, mesas de madera, barra alta y de mármol macizo, y uno de los mejores cafés de la ciudad, ¡ideal para sentirte en una película de hace tiempo! Así es el Derby Bar, que desde que abrió en 1929 es un referente en la ciudad gallega.

Situado entre el casco antiguo y el Ensanche, y escenario en el que Camilo José Cela escribió su novela de “La Colmena” el Derby se trata de un lugar ideal para ver el fútbol en un ambiente y entorno diferente, como si viajaras al pasado.

Si tienes el día goloso – y sino también – no dudes en probar el chocolate con churros que hacen. I-M-P-R-E-S-I-O-N-A-N-T-E-S. Además, su carta está repleta de platillos típicos de la zona como el pulpo a la gallega o la tarta de Santiago, y de tapas de toda la vida como tortilla de patatas o albóndigas en salsa, ¡los mejores acompañantes para una jornada de fútbol!

Juega La Porra de Futbar

Participa en las porras y consigue premios increíbles

Futbar te ofrece la posibilidad de hacer tus pronósticos de cada jornada para acumular puntos y conseguir regalos increíbles.

¿Cómo funciona el sistema de puntos?

Lo único que debes hacer es definir cuáles son tus resultados para los próximos 10 partidos, solo por participar Futbar te regala 10 puntos. Si además aciertas el desenlace del partido se sumarán 2 puntos a tu contador por partido acertado, en caso de acertar el resultado exacto se sumarán 3 puntos por partido acertado.

Existen otras maneras de conseguir puntos extra para tu contador, te iremos avisando de cómo hacerlo. ¿Una pista? Muévete por la App, investiga, tenemos sorpresas para los usuarios más activos en la aplicación.

¿Cómo puedes optar a los regalos?

Puedes consultar en tu perfil cuántos puntos tienes por jornada, por mes y los puntos acumulados en total. De este modo existen tres categorías de premios a los que puedes optar: el premio de la jornada, el premio del mes y el gran premio final.

¿Cómo saber si eres el ganador de alguno de nuestros premios?

Cada jornada publicaremos los ganadores de los premios que han conseguido una mayor puntuación con sus pronósticos para que todos los usuarios puedan acceder a la información. Aun así, se informará a los ganadores personalmente con un mail.

Demuestra cuánto sabes de fútbol y déjate sorprender por todos los regalos que tenemos para ti.

¡Aquí hay partido!

¿Eres un moderno y te gusta el fútbol? ¡Hay un bar para ti!

Llevas barba, calcetines de cactus, presumes de cada aguacate que comes y si no fuera porque no tienes ni una dioptría te comprarías unas gafas bien redondas: admítelo, eres un moderno. Pero te gusta el fútbol y no encuentras un bar con suficientes palés, macetas con aloe vera o comida de fusión digna de tres stories. No pasa nada, te cubrimos.

Existen los bares para hipsters amantes del fútbol, y nosotros te lo demostramos.

En Gràcia, ¿cómo no?, está el Bar La Rovira

El barrio de por sí ya te gusta, lo sabemos. La meca de los modernos de Barcelona tiene ese aire vintage, auténtico, de pueblo pero urbano, con más bicis por metro cuadrado de las que tus ojos pueden abarcar. A nosotros también nos encanta.

Y es en ese entorno que ya te hace torcer el bigote para esbozar una sonrisa que encontramos el Bar La Rovira. Pequeño y acogedor, con luz tenue y cada mesa distinta de la de al lado -pero todas de madera, faltaría más. Justo al lado de la plaça Rovira i Trias, donde apenas hay coches, donde los vecinos todavía se encuentran tomando el vermut, puedes gozar de una carta de bocadillos planchados espectacular mientras celebras los goles -mayoritariamente del Barça, ¿qué esperabas?, estás en Barcelona.

Vale, con lo de los bocadillos planchados te has echado atrás, pero espera, no te vayas todavía. En La Rovira han conseguido innovar en el mundo del bocadillo mezclando sabores que no te esperas y que, ¡oh, sorpresa!, funcionan a la perfección. Además, querido moderno, tienen una gran variedad de cervezas artesanas que te va a tener mirando más a la pizarra que a la pantalla: ojo, no te pierdas el partido.

De meca en meca y tiro aunque no sea en Chueca (porque el restaurante Rucho está en Lavapiés)

Sabemos que conoces todos los sitios de brunch con música indie de cantautor en directo de Lavapiés pero, ¿sabes dónde ver el fútbol en este barrio de Madrid? En el restaurante Rucho, claro.

Ay, ay, ay, muchacho, ¿no lo conoces todavía? ¡Pero si este local tex mex especializado en burritos es lo mejor! Con una decoración minimalista-nórdica pero llena de colores vivos y -esto te va a encantar- mesas comunitarias, en el Rucho tienes una infinidad de combinaciones de burrito donde elegir. Elige el tipo de tortilla, el tipo de carne y el tipo de aderezo -no tardes mucho, que tu equipo acaba de marcar y casi te lo pierdes.

Y claro, como no podía ser de otro modo en Lavapiés, hay una opción vegana que haría que el mismísimo coronel Kentucky se planteara la dieta de no comer animales. ¿Y para beber? Margarita de frutas, no te lo pierdas. Definitivamente el Rucho es el bar donde disfrutar de un buen partido sin quitarte tus tirantes, taparte los calcetines con la cara de tu gatito ni dejar de hacer unas 67 fotos-bodegón a tu cena.

Chuletón de 1kg, ¿te atreves a entrar en la Taberna Orhi?

En Donostia quizá te gastas algún eurillo más, pero te aseguramos que merece la pena. En la parte antigua de la ciudad, al lado de La Concha -zona suficientemente hipster para ti, ¿verdad?- está la Taberna Orhi. La de los jamones colgados encima de la barra, sí, sí. Te ha cautivado con solo entrar por la puerta, lo sabemos.

Esa pared con las botellas verdes iluminadas por detrás enmarcando una montaña -¿cuál será?-, las pizarras rozando el techo pero escritas a mano y la iluminación blanca de la barra combinados con las mesas de bar de toda la vida con sillas de todo la vida y el suelo de toda la vida le dan el aire exacto que estabas buscando.

Además, y ahí va lo bueno, sirven un menú chuletón. O sea, un chuletón de quilo para cenar. Con tortilla de bacalao, por si no tienes suficiente. No te asustes, es para dos personas. O no… cada uno sabe cuánto chuletón puede comer, nosotros no estamos aquí para juzgar. Lo importante es que el ambiente es el ideal para gritar goles como si no hubiera mañana, no pasa nada, todos a tu alrededor lo harán.

Y si no te atreves con el quilo de chuletón, no te preocupes, como buena taberna vasca te servirán pintxos calientes y fríos -si es temporada, no te pierdas el de alcachofas y foie, ¡madre mía que delicia! ¿Todavía no te hemos convencido? Los arroces y las verduras también son de deshacerse en la boca. Y más si los acompañas de un buen vino. Donostia, fútbol, pintxos y chuletón de quilo, ¡el postureo se hace solo!

Es de moderno encontrar sitios como el Öhu Shisha de Granada

No le diremos a nadie que te lo hemos descubierto nosotros, no te preocupes, puedes atribuirte todo el mérito. El Öhu Shisha es de estos sitos distintos, especiales, con precios que no te lo crees y encanto en cada rincón. Es de estos sitios que siempre andas buscando. ¡Y además puedes ver el fútbol! -aunque nunca te lo esperarías.

Es la hora del batido, hermano, y no te quieres perder lo que te encontrarás aquí. Nata, chocolate, frutas… júntalo todo y acompáñalo con una crepe o un gofre y merienda a lo grande.

¿Se te ha hecho tarde? Tranquilo, también puedes tomarte un refrescante mojito, y puedes elegir entre varios sabores. Es verdad que si te molesta el humo, quizá no es tu sitio, pero a ¿quién queremos engañar? Las fotos, con humo, le darán a tu Instagram ese look que quieres que tenga. Prueba en blanco y negro. Incluso puede que logres engañar a alguien y se crea que estás de viaje a Marruecos. Pero oye, estás en Granada, y una de las mejores cosas de esta ciudad es -lo has adivinado- el ambiente al ver el fútbol.

Te lo hemos dicho, te tenemos cubierto. De norte a sur, querido hipster, hay un sitio donde ver el fútbol para ti. Y es que lo importante es encontrar los sitios donde hay partido.

Siente la pasión por el fútbol con la Fútbol Fan Experience

Si te has registrado ya en la App de Futbar estás participando en el sorteo de una Fútbol Fan Experience pero ¿en qué consiste esta Fan Experience?

Queremos premiar a nuestros usuarios con una experiencia al nivel de su emoción y por ello sorteamos, solo por registrarse en la App de Futbar, una experiencia muy VIP que incluye:

  • Entradas a un partido
  • Traslados desde la ciudad de origen de los ganadores
  • Noche de hotel en la ciudad del encuentro
  • Y algunas sorpresas más…

Como hemos dicho, el único requisito es que estés registrado en la App de Futbar y de esta manera entras directamente en el sorteo de una Fan Experience.

¡Aquí hay partido!

La terraza perfecta existe, y te contamos cómo encontrarla

Sillas cómodas, mesas que no reflejen el sol, sombrillas… en España hay miles y miles de bares con terraza: en ciudades, en pueblos y en el rincón más recóndito del país podemos encontrar esa mesa con cuatro sillas que, seamos sinceros, nos dan la vida.

Y es que ni en invierno nos podemos resistir a esos rinconcitos que han sido escenario de tantos momentos memorables de nuestras vidas.

Pero, ¿cómo encontrar las mejores terrazas? Porque todos tenemos amigos alérgicos a los interiores que nos hacen buscar hasta la saciedad el pedacito de acera ideal para tomar una cervecita bien fría en verano o un té bien caliente en invierno. Desde Futbar os damos las pistas clave para localizar la terraza ideal:

Sombrillas y estufas: el clima manda

Porque nadie quiere estar bajo el sol abrasador de la península en verano ni tiritar de frío los atardeceres de invierno, pero todos estamos empeñados en disfrutar del aire libre, es esencial que nuestra querida terraza nos proteja de las inclemencias del tiempo.

Estás a 40 grados, se te han derretido las suelas de las sandalias y tu garganta parece el desierto del Sahara pero a lo lejos divisas esa sombrilla blanca, enorme, que proyecta una sombra hipnotizante y promete la cerveza más fresa. Esa es tu terraza.

O llevas guantes, bufanda, forro polar, mallas y camiseta térmica, gorro y más capas que una cebolla pero todavía te estás helando. Como si fueras una polilla, busca la llama de una estufa, el calor eléctrico de un radiador: esta también es tu terraza.

Si no hay que llevar gafas de soldador para mirar la mesa, mejor

¿A quién no le ha pasado estar con los amigos tan tranquilamente y, de repente, un rayo de luz refleja sobre la mesa metálica, rebota en tus ojos, y te practica una cirugía láser que te deja la córnea confundida durante minutos? Pues bien amigos, es de buen cazador de terrazas evitar estas situaciones. Vuestros ojos os lo agradecerán.

Comer y beber es lo primero

Sí, estar con tus amigos y amigas es fundamental. Los chistes, las risas, generar anécdotas y estar bien cómodos. Pero seamos sinceros, si quedamos con todos ellos en un bar y no en cualquier otro sitio es para saciar la sed y el hambre.

Es básico que en esa pizarra de la entrada o en la carta un poco doblada por la esquina que el camarero se apresura en llevarnos encontramos palabras tan celestiales como “croquetas”, “bravas”, “calamares andaluza” o “pulpo a la gallega” al lado de una buena variedad de cervezas -o tés, que hay gustos para todos. ¿Quieres encontrar la terraza de tu vida? Empieza por la carta.

Vamos mal si las anchoas en lata tienen más espacio que tú

Alto y claro: espacio vital. Sí, ya sabemos que no siempre es posible y que en ningún lado encontraremos mesas a tres metros de distancia entre ellas. Pero si en un metro cuadrado hay cinco mesas, quince taburetes, seis ceniceros, una estufa, veinte plantas y un gnomo de jardín, quizá tú y tus 8 amigos y amigas no cabéis. Pero bueno, todo es intentarlo, oye…

¿Aceptan a tu mejor amigo?

Sí, sí, a tu mejor amigo. Bobby, o Rex, o Beethoven, o Fluski. Se llame como se llame tu colega de cuatro patas, si te sientas con él en una terracita y en lugar de miradas de rechazo el camarero más simpático del barrio le trae agua en un cuenco: guarda ese bar como si fuera un tesoro. Niebla, o Snoopy, o Trueno te lo agradecerá.

¿Y la tele?

Seguir el fútbol desde una terraza puede ser una tarea complicada. A veces consigues ver el reflejo de la tele en las gafas del hombre que se sienta a tu lado. Reflejo que a la vez es un reflejo en el cristal del bar que, a su vez, es un reflejo en el espejo de encima de la barra.

Aunque esta táctica puede llegar a ser útil, toda tu experiencia futbolera depende de si el bueno de tu vecino de las gafas decide mover la cabeza aunque sea en un ángulo de medio grado. Y así no se puede, oye.

Pero si encuentras ese bar que tiene una tele enfrente del cristal, ese que tiene en cuenta a los interior-fóbicos y que os pone a ti y a tus compañeros las cosas lo más fáciles posible, el que te permite ver los goles en alta definición des del aire libre, sin reflejos ni gafas de vecinos de mesa, si encuentras ese bar, has triunfado.

Y para los que quieran rizar el rizo: la comodidad y el “cuquismo”

Has encontrado una terraza que cumple con todos los requisitos anteriores pero… llevas dos horas ahí y se te han dormido las posaderas, ya no sabes cómo colocar las piernas y crees que tienes una contractura porque los taburetes no tienen respaldo. Bueno, puede pasar. Al menos tienes buena comida, bebida, y estás viendo el fútbol.

¿Es posible encontrar terrazas cómodas? Sí, claro, pero eso ya no lo pondríamos en el TOP-5 de los imprescindibles. Y si no es “cuqui” y no tiene velitas en mesas de madera reciclada de palés con mini-tiestos de aloe vera colgando de mallas de croché que vienen de ramas de árboles tropicales… bueno, puede seguir siendo la mejor terraza del mundo para ti y los tuyos. Tampoco nos vamos a poner exquisitos. Aunque es verdad que un toque “cuqui” o moderno nunca está de menos.

Claro que hay tantas terrazas como gustos y como grupos de amigos y, por suerte, en España de eso vamos sobrados. Así que un brindis por las buenas terrazas, y sobre todo ¡por las buenas terrazas donde hay partido!