Futbar blog

Bares para disfrutar ElClásico junto al Santiago Bernabéu

Junto con la Super Bowl, la final del Mundial de fútbol y el All Star de la NBA, El Clásico entre Real Madrid y Barcelona es el mayor espectáculo deportivo del mundo. Una rivalidad que provoca un sinfín de sensaciones entre los aficionados, incluso entre aquellos que no suelen ser habituales en el deporte rey. Y, lejos de desaparecer, la pasión y los nervios se incrementan año tras año. Se ha convertido en un fenómeno universal. 

ElClásico se vive en los bares de una forma especial. El ambiente recurrente en cada uno de ellos se multiplica de manera insólita, provocando debates sanos, hermanamiento entre aficiones y una emoción prácticamente indescriptible. Y, cómo no, para disfrutar del partido del año en Madrid, no hay mejor lugar que las inmediaciones del Santiago Bernabéu. La atmósfera que se construye en las afueras del estadio huele a tradición y a emoción, dos conceptos que solo se descubren plenamente viviéndolo en primera persona. Los aficionados se mueven con sonrisas nerviosas en busca de su entrada, los puestos sacan a la luz sus mejores bufandas y banderas, y la expectación adquiere una nueva dimensión. Los bares se llenan y la satisfacción del buen fútbol se comparte sintiendo el clamor del estadio, que se escucha perfectamente en cada una de las jugadas. Y hay muchos locales que se ponen sus mejores galas en los días de partido, pero dos de ellos cuentan con una vista privilegiada del estadio. 

Tony Roma’s

El Tony Roma’s de Concha Espina es el mejor escenario para ver el fútbol junto al Bernabéu, mucho más un Clásico. Tiene la friolera de cuatro pantallas diseminadas por el bar, una de ellas tan grande que se observa desde casi todos los puntos del restaurante. De hecho, esta misma pantalla puede disfrutarse también desde la terraza, acondicionada para evitar el frío y no perder detalle del partido. 

El Tony Roma’s, restaurante de comida americana con multitud de detalles que trasladan a Estados Unidos, se viste de sentimiento merengue en las grandes citas, tanto que, por un momento, recuerda a una peña madridista. El jaleo del estadio se combina con la exaltación de los vikingos que se reúnen para ver el Clásico; de alguna forma, los seguidores asentados en el Tony Roma’s sienten que comparten asiento con sus homónimos del estadio, y no solo por proximidad: el madridismo es un sentimiento que traspasa barreras.

Lo bueno de un local de estas características es que el fútbol no está reñido con la buena comida. Y es que, haciendo gala de su slogan “Las mejores costillas de América”, nunca está de más devorar un costillar con una de sus tres salsas barbacoa. Un placer delicioso que sienta mucho mejor en tardes de partido con mayúsculas, con Benzema y Messi en la disputa por ser la estrella del Clásico. 

Volapié

Un lujo para cualquier madridista férreo: se sitúa en una de las esquinas del estadio, ofreciendo las vistas del escudo del Real Madrid y del dibujo conmemorativo del centenario. Porque en esta franquicia, además de abrigar las quedadas de multitud de grupos desde hace años, siempre se ha respirado el ambiente del fútbol de una manera única. Instalado en el meollo de cada espectáculo futbolístico, dentro del microclima que se genera en todo el Bernabéu, siempre es obligatorio pasar a tomar unas cañas o unas raciones antes de ingresar en la Casa Blanca. Pero si te has quedado sin entrada, vivir el fútbol desde este bar es casi igual de emocionante. 

Ya sea en su terraza o en el interior del bar, el Volapié está preparado para hacerte vibrar como si estuvieras viendo el verde directamente. Este está muy cerca, a solo unos metros, y no es difícil compartir sensaciones con los compañeros madridistas del otro lado. Por ello, el bar se llena hasta los topes en citas tan relevantes como los Clásicos, una situación que incrementa el sentimiento y la pasión en tardes de este calibre.

Sin embargo, a diferencia de los que disfrutan en el estadio, en el Volapié no falta la buena comida y la bebida. Las cervezas y las sangrías a mucho mejor precio que en el Bernabéu se suceden sin parar, como no podía ser de otra forma en batallas tan épicas. Y, al tratarse de una magnífica gastrotaberna andaluza, las especialidades del sur componen una sinfonía de sabores de lo más auténtica. Las frituras de pescado y las delicias del mar son sus especialidades, pero en su carta hay espacio para los clásicos, los bocatines y sus excelentes croquetas, por no hablar de los prostres que cariñosamente llaman “las cosas del querer”. En una tarde de Clásico, queremos todo y mucho más, sobre todo cantar los goles al unísono con los compañeros del Santiago Bernabéu.