Futbar blog

Sevilla tiene otra cara: Fútbol en la Alameda de Hércules

Sevilla es conocida por el flamenco, los toros y sobretodo por el Betis Balompié y el Sevilla Fútbol Club.

Orgulloso está el sevillano que su ciudad sea la referencia del turismo, que atrae millones de visitantes del mundo entero.

Sin embargo, aunque el flamenco sea un icono de la ciudad, existe mucho más que ofrecer. En Sevilla hay rincones apartados del bullicioso casco histórico, en la que locales comparten tertulias con visitantes nacionales y extranjeros, alrededor de una fría cerveza o un rico café.

A no más de 20 minutos desde la Catedral, se encuentra la otra cara de la ciudad. Esa cara bohemia y romántica de una ciudad que recibe a estudiantes internacionales, viajeros y migrantes. 

La Alameda de Hércules, es el jardín público más antiguo de Europa y hoy se conoce como el soho sevillano.

Muchos sibaritas y reconocidos gastrónomos a nivel mundial, han declarado a la Alameda como un rincón mágico, bohemio y bucólico. Una válvula en una ciudad que lucha permanentemente entre la modernidad y la tradición.

Bares de todas las especies, bordean los 1200 metros de extensión de este bulevar. En la Alameda, podremos encontrar desde pequeños bares tradicionales hasta restaurantes de estrellas Michelín. 

Por supuesto, que el deporte no podía faltar en este lugar tan especial, donde el sevillano y el turista, le dan ese sabor único tan apetecible.

En la Alameda de Hércules, se reúnen cada tarde reales aficionados al deporte rey quienes se agolpan en su bar preferido a aupar a su equipo. 

De las decenas de bares para disfrutar de un buen partido de fútbol en la Alameda, podemos destacar varios, que son verdaderos estandartes del espíritu de este fantástico lugar.

Kiosko Los Leones: Pequeño por dentro, gigante por fuera

El Kiosko los Leones, es uno de estos sitios que te sorprenden agradablemente. Su pequeño espacio interior, no demuestra lo colosal de su ambiente.

Los Leones es la quintaesencia del espíritu sevillano: la vida se hace fuera.

Al entrar al bar nos encontramos con la más amplia variedad de cervezas nacionales e importadas, licores de todos los rincones del mundo y unos bartenders especialistas en todo tipo de cócteles y bebidas. 

Sin embargo, lo que hace grande al Kiosko los Leones es su espléndida terraza. Una tarde en Sevilla es un espectáculo que no se puede confinar a cuatro paredes y debe disfrutarse en comunión con el ambiente que solo esta bella ciudad nos puede regalar.

Comer desde muy temprano

El servicio comienza muy temprano, pues los desayunos en Los Leones son míticos, en especial los churros caseros con un chocolate que parece sacado directamente de la fábrica de Willy Wonka.

Cuando el apetito comienza a despertarse, se puede arrancar con las tapas que han participado en todos los festivales que han habido en Sevilla. Todo es hecho en casa de manera artesanal, con un esmero que se nota en cada plato y que los hace famosos por su gastronomía.

No podemos dejar de probar las carnes a la brasa. El delicioso surtido de carnes ibéricas, en el cual destaca la carrillada y el tierno solomillo al whisky, junto a unas patatas bravas famosas en toda Sevilla.

Cada mañana, se hacen los postres que se degustarán en el día. Su fresco sabor, nos dejará un dulce recuerdo de este gran bar. La variedad de helados, tartas y dulces típicos andaluces, no deben pasar debajo de la mesa.

Una tarde de fútbol es otra cosa en la terraza, dos pantallas gigantes nos dan una panorámica de cada detalle del partido y el ambiente que une a los aficionados, se suma a una experiencia extraordinaria.

Definitivamente el Kiosko Los Leones, debe estar en el radar la próxima vez que juegue nuestro equipo y estemos de paseo por la Alameda.

La Alameda 5: Una esquina de Sevilla con mucho sabor

Un signo de la mayoría de los bares de La Alameda, es un pequeñísimo interior y una inmensa terraza repleta de mesas. 

Es imposible resistirse a la tentación de disfrutar la vida afuera en Sevilla, en cualquier época del año.

El Alameda 5, nos ofrece su fantástico servicio en la frontera con la calle Trajano, donde se encierra la esencia de la Alameda y el sabor de la gastronomía sevillana.

Lo primero que encontraremos es esta acogedora terraza que parece ser el perfecto anfitrión a una tarde de fútbol memorable.

Una pantalla gigante es el centro de atención, mesas dispuestas a su alrededor y que permiten seguir con detalle cada jugada de nuestro equipo, a la sazón de una fría cerveza y un apetitoso plato.

Una sangría fresca y recién hecha es una opción que debemos pensarnos muy bien. Cócteles muy variados, mojitos y caipiriñas que parecen hechos en Cuba o en Río. 

Sevilla Fútbol

Para comer, hay tantas opciones que quizás necesitemos un par de cañas antes de decidirnos. La paella de mariscos es simplemente deliciosa. Sin embargo, el plato estrella es su famoso risotto de bacalao y parmesano, simplemente hay que probarlo.

En carnes, destaca el solomillo al curry caramelizado, una tentación. Aunque, no debemos pasar por alto los 400 gramos de entrecot de buey con patatas y pimientos, un desafío ante cualquier dieta. 

Las croquetas hechas en casa son un buen aperitivo o una opción de picoteo mientras sufrimos por cada jugada o cada regate de nuestra estrella preferida. Las croquetas de pizza o las de pringá, son para repetir y repetir.

El Alameda 5, es una de las mejores opciones para combinar fútbol y comida, en un ambiente agradable y con un servicio fenomenal.

Bar central: Sevilla, fútbol y mucho ambiente

El mismísimo Hércules, no pudo haber ideado un bar tan divertido como el Bar Central.

Inmediatamente al llegar, sus camareras nos harán sentir que hemos llegado a casa. Su servicio inigualable y con toda la amabilidad que solo los sevillanos saben darle a sus invitados.

En el Central se disfruta adentro y afuera

A diferencia de muchos de los bares de La Alameda, el Bar Central tiene tanta vida dentro como fuera. Una gigantesca pantalla proyectada en la pared principal del bar, nos indica que hemos llegado al sitio correcto para disfrutar minuto a minuto la emoción de un buen partido.

Su oferta de bebidas parece infinita. Cervezas nacionales e importadas de todos los sabores y colores coronan este templo de devoción al deporte rey y a la estrella de las bebidas: La fría y elegante cerveza. 

Pero no solo podremos disfrutar de una fría cerveza, hay tantos cócteles y licores que no sabremos bien por dónde empezar, aunque una caipirinha o un excelente cubata, es un buen comienzo.

En el Central, no echarás de menos comer en absoluto. El ambiente alternativo y lleno de arte, llenan lo suficiente para que disfrutar de este auténtico oasis. 

Tarde a tarde, podremos compartir nuestra afición por nuestro equipo favorito con decenas de sevillanos y turistas extranjeros, que acuden al Bar Central buscando aplacar su sed de fútbol, música y buena compañía.

Después de un partido, el buen ambiente no termina. Música en vivo, con muchas horas de diversión están garantizadas.

La hora de regreso no debe preocuparnos. El Bar Central es uno de los últimos en cerrar sus puertas en la Alameda. La diversión se extiende todos los días hasta las 3:00 de la madrugada. 

La terraza tiene suficientes mesas como para no quedarnos sin lugar cuando vayamos a disfrutar de un buen partido de fútbol. 

El Bar Central es el epicentro del buen vivir. Imperdible en cualquier visita a Sevilla y es una experiencia que podremos recordar para toda la vida.