Futbar blog

Las 10 mejores excusas para no perderte el partido

Para un verdadero aficionado al fútbol, pocas cosas son tan importantes como quedar con tus colegas en el bar para ver el partido. Pero ¿qué ocurre si, justo a esa hora, tu jefe te ha invitado a cenar a su casa, tienes el cumpleaños de tu suegro o te toca llevar a tu hijo a los campeonatos de natación?

En Futbar sabemos lo importante que es para ti no perderte el mejor momento de la semana, esas dos horas que te ayudan a desconectar y a liberar el estrés celebrando goles junto a tus colegas. Así que hemos creado para ti una selección de las 10 mejores excusas para eludir tu compromiso y escaparte al bar para ver el partido sin que nadie dude de tu coartada:

Cuarentena

A tu médico le preocupa que esa tos pueda ser contagiosa y te recomienda, mejor dicho, te exige que no salgas de casa y que no entres en contacto con terceras personas. Realmente eficaz para gente hipocondríaca.

Amigo abandonado

A tu mejor amigo le acaba de dejar su pareja y está absolutamente destrozado. Haz que te llame, responde desde donde te puedan escuchar y repite varias veces “¡Tranquilo! ¡Tranquilo! ¡Voy para allá!”. Ideal si eres malo mintiendo.

Tropiezo

Estabas andado tranquilamente por la calle cuando se te ha cruzado un señor mayor en taca taca, has tropezado con él y, con la caída, se ha partido la cadera. Evidentemente, no podías dejarlo ahí, así que te has subido a la ambulancia y has tenido que esperar a que llegaran sus hijos. Solo para profesionales de la milonga.

Padrino

Ya es mala suerte que tu compromiso coincida con la boda de un amigo en la que, para más inri, ¡te ha hecho padrino! Nadie en su sano juicio cuestionaría una excusa como ésta. Úsala para librarte de grandes compromisos.

Perrito

Llegando a tu cita, te has encontrado a un perrito tumbado en la carretera y te has pasado toda la tarde en el veterinario. ¿Cómo ibas a dejarlo ahí? Perfecto para amantes de los animales. 

Rueda de reconocimiento

Parece ser que eres clavadito a un narco gallego. Unos agentes te han visto por la calle y te han “invitado” a participar de relleno en la rueda de reconocimiento. Cuando les has dicho que tenías prisa te han recordado amablemente que no te puedes negar. Resérvala para causas de fuerza mayor.

Voluntariado

Como todo el mundo sabe, eres una persona súper concienciada con las causas sociales y, justo ese día, te habías comprometido para colaborar en un comedor social. Has pedido un relevo pero, como suele ocurrir, el resto de voluntarios ya habían hecho planes. Infalible para compromisos que aparecen por sorpresa.

El último cumpleaños

Tu querida abuela cumple años y, a estas edades ya se sabe, puede que no haya otro. Te haría una ilusión tremenda asistir a tu compromiso pero jamás te perdonarías haber faltado a su última celebración. Ideal si eres un poco sinvergüenza.

Abducción

Estabas conduciendo de noche por una carretera con niebla cuando, de repente, el motor de tu coche se ha detenido, han aparecido unos seres alienígenas, te han lanzado una luz cegadora y, cuando has despertado, habían pasado tres horas. Imbatible si tu víctima es una amante del misterio.

Flechazo

Nunca habías creído demasiado en el amor pero, en un instante, supiste acababas de conocer al amor de tu vida, desconectaste de todo y se te olvidó completamente que habías quedado. Evita usarla con tu pareja.

Elige tu excusa perfecta o inspírate en ellas para inventarte una propia. Mientras tanto, ¡te esperamos en el bar!