Fútbol, sofá. . . ¡pero sin manta!

Ver el fútbol con amigos siempre es mejor que verlo solo pero, ¿Quién pone la casa? Siempre está quién prefiere recibir visitas, desde su sofá, y organizar un poco el cotarro.

Eso sí, luego, o más bien, a la mañana siguiente, toca limpiar el comedor y maldecir aquel gol que dio la victoria a tu equipo y que, ya de paso, salpicó todo el suelo de cerveza.

También existe esa persona que es la antítesis de esto y que prefiere salir de sus cuatro paredes, conducir de noche (con los peligros que eso conlleva cuando juega tu equipo), pero olvidarse de los líos que genera recibir a tu grupo de amigos y amigas en tu casa.

Y a ti, ¿No te gustaría ver el futbol desde un sofá, con tus amigos y sin necesidad de levantarte al día siguiente queriendo cambiar de amistades?

¡Bonavida y larga vida al fútbol!

Vamos por partes. Pantallas gigantes, sofás, sillones, tapas, gin-tonic y vodka. ¿A qué te suena este plan? Exacto, a PLA-NA-ZO. Tienes la posibilidad de ver el futbol en Bonavida, un local con una esencia antigua especial reconvertido en un lounge club y que pasa a ser una buena opción para ver los partidos en grupo.

Además, si eres de morro fino o de stories de Instagram, tranquilidad, ¡Podréis encontrar una gran variedad ginebras y de vodkas Premium!

¡Suéltate tu melena rockera y aparta la dieta!

Obviamente, a todo el mundo le gusta un mínimo de postureo y quién diga que no, miente. Pero oye, que sería del futbol sin una buena hamburguesa, patatas fritas y esos aros de cebolla ¿Verdad? Pues todo esto y, claro, también una buena pantalla de fútbol se puede encontrar en el Hard Rock café Barcelona.

Es bien sabido que no es lo mismo ver el futbol en un bar cualquiera con una silla que a la media hora ya no sabes ni como ponerte que verlo cómodamente en un sofá donde la compañía es importante pero…quizás no es lo más importante.

A todos nos gusta ver a nuestro equipo ganar, y si es al eterno rival y con un gol en el último minuto pues ¡Mejor que mejor! Pero bueno, si por un casual la pelotita no quiere entrar a la portería del equipo contrario, siempre es mejor digerirlo (nunca más bien dicho) con un buen menú que te transporta a los estados Unidos de América y con un buen ACDC de fondo.

Dicho esto, ya no tienes excusa para mantener un salón impecable, conservar algunos años más tus amistades que tanto te costó forjar y ver ganar a tu equipo acompañado de un buen “cocktail” con tu espalda apoyada en un cojín y los pies en alto.